lunes, junio 01, 2020

El Espíritu regenerador


Celebramos hoy una hermosa fiesta, fundamental para los cristianos: el nacimiento de nuestra amada Iglesia. Un nacimiento que significa la recreación de la persona, de su alma, de su vida. Con el Espíritu Santo todo se regenera. Se recrea la comunidad, el ser humano, sus anhelos, sus esperanzas. El Espíritu Santo nos hace nacer de nuevo.

Así lo vemos en este texto de Juan que hemos leído. Los discípulos, están confinados, encerrados en una casa por miedo, y Jesús se presenta en medio de ellos.

La liturgia de hoy nos debe recordar que, aunque sigamos con el confinamiento, Dios traspasa las paredes de nuestros miedos, de nuestras incertezas, de nuestras inseguridades. El riesgo de este tipo de experiencia límite que hemos vivido, con el Covid-19, puede dejarnos esa sensación de encerrarnos un poco más en nosotros mismos. Y es normal, desde un punto de vista psicológico. Podemos pensar que vamos a la deriva, que no sabemos qué pasará con nuestro mundo, con nuestra historia. En medio de todo esto, los discípulos de Jesús han vivido la experiencia de perder a su maestro, y es terrible: es como si el sol se hubiera desvanecido, como si la oscuridad enterrara su corazón. El virus de la desesperanza los lleva a encerrarse. Pero Jesús tiene la capacidad de penetrar el muro del miedo.

Porque quiere a los suyos, Jesús quiere provocar la experiencia de un reencuentro. Ya no es con el Jesús histórico que conocieron en Galilea, con las primeras vocaciones, sino con el Jesús persona resucitada. Su presencia real en medio de ellos es el antídoto ante la desesperanza.

La paz con vosotros


Una persona asustada necesita sentir una paz inmensa en su corazón para superar el miedo. Pero ¿quién nos da esta paz? Nos la da aquel que es la Paz con mayúscula. No será una paz de ausencia de dificultades y problemas, porque en los comienzos de la Iglesia tendrían muchos: fueron perseguidos. Pero esta paz viene de una certeza mayor que la paz psicológica. Es la paz espiritual, porque Dios está contigo. Jesús aparece en medio de la incertidumbre de los discípulos para disipar cualquier tipo de miedo.

Dicho esto, les mostró las manos con las señales del martirio, del sufrimiento. Al ver esa marca física, tangible, su miedo se transforma en alegría. ¿Quién puede cambiar el rumbo de la historia? ¿Quién puede cambiar el rumbo de mi historia personal? ¿Quién puede cambiar mis anhelos de esperanza? El único que puede convertir esa desolación en un reencuentro gozoso es Jesús.

Los discípulos se alegraron de ver al Señor. Hoy, podíamos decir que, aunque estemos aquí y ya tengamos al Espíritu Santo, también tenemos un poco de miedo al futuro. No sabemos qué ocurrirá. Pero no es lo mismo vivir una incerteza alejada de la presencia de Dios que contar con Dios en tu vida. Creer o no creer, tener la certeza o no tenerla, cambia la percepción incluso del propio miedo. Si vemos que Dios está con nosotros, ¿a quién hemos de temer?

Por eso los discípulos empiezan a desplegarse, hay un renacimiento espiritual en ellos, un pequeño pentecostés en su corazón, a medida que se abren al Espíritu. La oleada pentecostal los llena de alegría al ver al Señor. Y él dirá por segunda vez: La paz con vosotros. Reafirmémonos en esa paz, en ese sosiego del alma, para que se convierta en alegría perpetua.

Será entonces cuando soplará sobre ellos el Espíritu Santo. Ahora sí, sin miedo, con paz y alegría, están dispuestos a batallar para hacer posible el plan de Dios en el mundo: su Iglesia. Él les da capacidad para poder actuar en nombre de Dios.

El mal no puede vencer


Dios irrumpe en nuestra vida. Dios estalla en la Iglesia, en el mundo, en la historia. Hablando con algunas personas, me decían: ¿Qué va a ser del futuro, de la Iglesia, del mundo? ¿Qué será de nosotros? Yo decía que ni el miedo, ni la enfermedad, ni el hambre ni la guerra pueden vencer a Jesús resucitado. Aunque nuestra muerte sea física, biológica, no es el final de nuestra historia. Por tanto, es inconcebible, teológicamente hablando, que el mal venza al mundo, por muchas desgracias que haya. Eso sí, el mal hará daño y va a generar terribles secuelas de sufrimiento, pero no va a vencer porque Jesús ha resucitado y porque el Espíritu santo está aleteando sobre la Iglesia, sobre la historia y sobre el mundo. El mal no puede doblegar al Señor del universo. ¡Es imposible!

Que el miedo no nos impida ver que el sol está brillando detrás de las nubes. Que sigue habiendo aliento, sigue habiendo vida, por muchos virus que haya por ahí. ¡No! No digo que no tengamos que tomar medidas, claro que sí, y hemos de obedecer a las autoridades, como decía san Pablo. Pero no minimicemos la fuerza divina, la fuerza del amor, la fuerza de la vida. Detrás de la pandemia, ha habido una explosión preciosa de generosidad y solidaridad. ¿Qué es eso sin la acción del Espíritu? No sería posible hacer tantas cosas buenas sin esa experiencia del Espíritu Santo en el mundo. Tenemos, en el fondo, a Dios dentro de nuestra vida.

El regalo del Espíritu Santo


Podemos decir que, hoy, esa ola pentecostal, que recibieron los apóstoles hace dos mil años, llega hasta nosotros.

¿Y qué hace el Espíritu Santo? Nada más y nada menos que dar a los apóstoles el vigor y la energía para que fueran capaces de extender el reino no sólo por Europa, sino por todo el mundo. Doce apóstoles, limitados, un grupito de personas.  Si hoy estamos aquí sentados, en este templo, celebrando Pentecostés, es porque esa energía potente de Dios en sus vidas hizo posible que el Espíritu Santo atravesara la historia y el mundo, hasta llegar aquí.

Él sigue estando presente, sigue siendo real. No fue solamente un hito histórico. Estamos celebrando una realidad hermosa y trascendental que va más allá del tiempo. Por eso hoy estamos aquí, porque los discípulos se dejaron inspirar por este fuego y este ardor del Espíritu. Si no fuera así, no seríamos Iglesia, estaríamos dispersos. La cristiandad no podría extenderse si el Espíritu Santo no hubiera manifestado su presencia en el mundo.

Por eso hoy es nuestra fiesta, la fundación de la Iglesia, y este es el regalo que Dios nos hace, además de regalarnos a su hijo sacramentado. El Espíritu Santo es el amor puro de Dios. ¿Para qué? Para que hagamos como los discípulos: recibid el Espíritu Santo. Lo hemos recibido en el sacramento de la Confirmación. Está ya en nosotros, aleteando en nuestro corazón. Por tanto, dejemos que actúe esa fuerza, esas cataratas de gracia que nos regala hoy el Espíritu Santo.

sábado, mayo 30, 2020

Una iglesia de puertas abiertas


Estos días de confinamiento he tenido más tiempo para rezar y pensar en mi querida Iglesia, y redescubrir su hermosa misión en el mundo. Para mí, este tiempo de encierro ha significado ahondar en el núcleo fundamental de esta misión. La Iglesia ha formulado una buena teoría sobre eclesiología. Estos días he reflexionado sobre su aplicación pastoral. Es decir, cómo vivir y llevar a cabo las verdades de la fe en el día a día.

Unir teología y pastoral


El papa Francisco es un referente pastoral de un valor extraordinario, y para ello aprovecha no sólo la riqueza del magisterio de la Iglesia, sino que además le añade su profundo conocimiento del hombre, la cultura y la sociedad. El Papa hace engranar muy bien la sabiduría teológica con la humana, utilizando recursos, expresiones y metáforas orientadas a la evangelización. Mezcla teología, sicología y literatura, amasando de manera creativa estas diferentes ciencias para elaborar una fecunda y atractiva pastoral que toca de lleno el corazón humano. Sus homilías, prueba de esta creatividad pedagógica, no dejan a nadie indiferente.

La gran aportación pastoral del papa Francisco me ha inspirado este nuevo escrito. He pasado largo rato en silencio, en oración, intentando ahondar en lo que es genuino de la Iglesia.

La misión de la Iglesia va más allá del culto


Hemos estado dos meses y medio sin celebraciones litúrgicas, con el ardiente deseo de encontrarnos en comunidad con Cristo eucarístico. Y, siendo tan importante, el culto no agota la realidad diversa de la Iglesia. Su misión trasciende el culto. Por eso la Iglesia ha seguido tan viva como siempre en medio de la pandemia. Aunque no se ha podido celebrar, su misión evangelizadora ha continuado. Hemos tenido un largo tiempo para dar testimonio y evangelizar fuera del templo, desde nuestros hogares y trabajos. Por otra parte, si la liturgia y la comunidad no nos espolean, puede ser un signo de debilidad y de pobreza comunitaria.

La Iglesia ha de continuar estando en pie, fuera de sus propios muros. El objetivo es crecer y alimentarnos dentro, y ser misioneros afuera, sin que ninguna circunstancia, por compleja que sea, nos impida llevar a cabo nuestra misión. Siendo el templo un referente, lo es también cada cristiano encarnado en el mundo. Por eso decidí que mi parroquia estuviera siempre abierta durante el confinamiento. No concibo a un Dios cerrado en sí mismo, como tampoco a los primeros cristianos encerrados por miedo a la persecución romana. Ellos no temían a la muerte. Las puertas abiertas de una parroquia son las puertas abiertas del corazón de Cristo. Gracias a que la parroquia se ha mantenido abierta, muchos han podido venir a rezar, a pedir consejo y, algunos, con la protección adecuada y la distancia de seguridad, han recibido la comunión de manera ordenada en horas y días diferentes. Así como confesarse y recibir apoyo y consejo, pues esta situación ha generado mucho sufrimiento y ansiedad. En conciencia, y con la máxima prudencia, no he dejado de ejercer mi ministerio sacerdotal en plena pandemia del coronavirus. Las gentes necesitaban ser escuchadas, rezar y sentirse en paz en este lugar sagrado, fuente de crecimiento espiritual.

Puertas abiertas


Me siento parte de una Iglesia acogedora, en salida, en plena pandemia. Alguien me comentaba que si las tiendas de tabaco son consideradas una actividad esencial, ¿cómo no va serlo aquello que es fundamental para el ser humano, su necesidad incesante de ser escuchado y atendido en estos momentos de tanta incertidumbre?

Para los cristianos es esencial poder vivir en lo posible de aquello que sustenta nuestra fe, el encuentro con el Señor. Además de nuestras necesidades materiales, también las tenemos espirituales. Por eso la parroquia no podía permanecer cerrada, negando lo que es propio de la Iglesia, que es ofrecer el alimento de Cristo a todo el que lo pida. Respetando las normas de seguridad establecidas por las autoridades sanitarias, según el decreto y las fases de desescalada, que he seguido en todo momento, no he celebrado con la comunidad hasta que se ha permitido.

Esta situación me ha llevado a pensar en el enorme valor que tiene el trabajo evangelizador, tarea fundamental de la Iglesia. Para mí ha sido una gran experiencia constatar el bien que se puede hacer, más allá del culto. El corazón de Dios nunca deja de latir. Su amor se derrama con fuerza en los momentos más duros. Él siempre está presente en su Iglesia.

La atención hacia los más vulnerables, la caridad, la acogida, la oración, el silencio, el anuncio de la buena nueva… Todo esto estaba en el centro de la misión de Jesús, y esto es lo que hemos intentado hacer en nuestra parroquia, durante estos tiempos de pandemia.

sábado, mayo 09, 2020

Una Pascua confinada


La Pascua es un tiempo litúrgico importante para la vida del cristiano. En ella celebramos la resurrección de Jesús, acontecimiento crucial donde fundamentamos nuestra fe. Con la resurrección de Jesús, la muerte está vencida. De las tinieblas pasamos a la luz, de la tristeza a la alegría, del miedo a la intrepidez.

Pero, justamente en el marco de esta pandemia, nos podemos sentir desorientados, temerosos, inseguros. Los datos de los fallecidos nos pueden generar dudas, miedo, inquietud y, a muchos, tristeza en el corazón. Una ola de sufrimiento nos invade y nos deja abatidos, con grandes interrogantes dirigidos a Dios. ¿Por qué el Dios de la vida permite la tragedia de tantas muertes por el coronavirus?

El silencio de Dios nos abruma por falta de respuestas. El mal sigue avanzando sin tregua. Todo el planeta contiene el aliento y un horizonte de incerteza aparece en nuestra vida. Muchos no dejan de preguntarse qué está pasando. Querrían obtener respuestas de los científicos, de los políticos, de Dios. Es una reacción muy humana y lógica. Desde la fe, todo tiene una explicación y se nos abre una enorme cortina que nos enfrenta al misterio de Dios, impenetrable para la razón. El Dios cercano de Jesús se hace a veces inaccesible y nos sobrepasa.

Ante ese misterio de su silencio, no podemos rebelarnos. Es posible que quiera decirnos algo que no acabamos de entender, porque queremos soluciones inmediatas. El silencio de Dios no es incomunicación. Es otro tipo de lenguaje que no comprendemos porque quizás no hemos sintonizado lo bastante con él. Nos quedamos en la reacción inmediata de miedo y queremos respuestas rápidas. Dios no para de hablarnos, el problema es que no somos capaces de establecer un diálogo porque todavía no hemos entrado en la profundidad de su realidad divina. Es imposible una comunicación interpersonal si no hay una conexión de corazón a corazón. Así y todo, Dios, por ser como es, guarda una zona en sus entrañas a la que no podemos acceder. Seremos testigos de la revelación total de su misterio cuando nos encontremos definitivamente con él, en el cielo. Allí todo se desvelará. El Dios oculto se hará transparente, luminoso y cercano para siempre.

Mientras tanto, no hemos de vivir asustados ni inquietos. Como él nos dijo: «Estaré siempre con vosotros». Por eso, hemos de afrontar todas las adversidades con esa certeza. Si Dios está con nosotros, como diría san Pablo, ni cumbres, ni abismos, ni profundidades, nada nos apartará de Dios y de su amor. Ni siquiera las pandemias, las tormentas, los terremotos o las erupciones volcánicas. Hoy podríamos decir: ni siquiera el coronavirus nos apartará de él.

Los creyentes entramos en una nueva lógica, que trasciende todo miedo y toda razón. La fe será el fundamento de nuestra vida como cristianos pascuales. Puede parecer una paradoja vivir la Pascua del Señor encerrados en nuestros hogares. Pero esto no tiene por qué ser un contrasentido. La palabra clave del hecho pascual es Shalom, y «Alegraos». ¿Podemos estar contentos mientras el coronavirus arroja una cifra de más de veintiséis mil muertos? Es cierto, no hay respuesta humana ni racional. Pero tan cierto como aquello es lo que Jesús nos dijo: «No os dejaré huérfanos, os enviaré al Espíritu Santo». Y san Pablo nos recuerda: «los que con Cristo hemos muerto, con Cristo hemos resucitado». Son rayos luminosos que nos dan la certeza de una nueva vida y nos convierten en cristianos audaces y valientes. El virus no tiene la última palabra, ni es la antesala de una oscuridad permanente. Todo ha quedado iluminado en Jesús resucitado. Vivamos la Pascua en casa, con actitud gozosa, como si estuviéramos juntos. Cada hogar es un trozo de comunidad viva y hemos de obrar consecuentes con lo que somos y con lo que unos une, más allá de las paredes de nuestro templo. 

Israel tomó conciencia de su identidad en el exilio. También nosotros podemos reforzar nuestra comunidad en el confinamiento.

Ojalá esta Pascua, fuera de nuestro templo, exiliados en nuestras casas, nos ayude a ser conscientes de que somos pueblo de Dios, Iglesia encarnada en nuestra comunidad de San Félix. Ella es parte de nuestra identidad como cristianos.

miércoles, abril 29, 2020

Avivar la esperanza



Como muchos de vosotros me decís, estamos en un tiempo de profunda confusión y de incertezas. Se hace difícil entender que por ciertos errores de gestión la pandemia ha causado muchos daños evitables, dejando una sensación de inseguridad y abandono entre la ciudadanía.

Después de un mes y medio encerrados, empieza la «desescalada» progresiva del confinamiento. Esto nos da algo de esperanza, pero las secuelas de la paralización serán tan devastadoras o más que el propio virus. Las pérdidas económicas y laborales perjudicarán el tejido productivo, y los grupos vulnerables van a sufrir más. Ante este sombrío panorama social, nunca podemos perder la esperanza.

Queridos feligreses, no sólo no hemos de tener miedo, sino todo lo contrario. Nuestra esperanza se sostiene en Aquel que todo lo puede. Los que tenemos la dicha de creer, este don sobrenatural que Dios nos ha dado, no podemos pensar que todo está perdido. Cada cristiano debe convertirse en una llama de esperanza, y es ahora, en estos momentos de dificultades, cuando se hace más necesario nuestro testimonio veraz en medio del caos. Es ahora cuando hemos de brillar con más fuerza. Que estos momentos no nos paralicen. No minimicemos la potencia de una fe vivida con autenticidad. 

Para la comunidad, es un reto poner a prueba la fortaleza de nuestra fe. Como os decía en otros escritos, cada hogar es una delegación de nuestra comunidad y una embajada de la Iglesia. Cada uno está llamado a evangelizar en su entorno: familias, vecinos, trabajo... Debemos arrojar luz con nuestra vida. Vivimos sostenidos en Dios, esta es nuestra máxima certeza y la fuerza para vencer el desánimo y el cansancio. No nos podemos rendir. El coraje de nuestras convicciones puede ayudar a muchos corazones abatidos. Sólo Dios sabe el alcance de esta crisis que estamos viviendo. Aunque los economistas y los científicos auguran un futuro pésimo, no olvidéis que somos una fuerte comunidad que va más allá de las paredes del templo. Cada casa es un trocito de Iglesia, y esto tiene un valor inmenso. No estáis solos. Tenéis a Dios, a un pastor y una comunidad donde todos rezamos, y también somos parte de un gran pueblo de Dios, de su rebaño universal. Esto nos ha de dar una serenidad a prueba de bomba y, sobre todo, una inmensa alegría de saber que somos parte del proyecto de Dios. La parroquia es el signo visible de su reino aquí, en este lugar. Somos protagonistas de una gran revolución evangelizadora y cada uno de vosotros es agente fundamental de esta misión divina. Podemos hacer que las cosas cambien si tenemos orientado el corazón a Dios. Este es nuestro arsenal: la gracia poderosa y efectiva del Espíritu Santo.

La situación tardará tiempo en normalizarse, y esto inquieta a muchos. Será como un desierto, que iremos atravesando, no sin momentos de angustia. Mantengámonos firmes y lúcidos. Sólo en el tiempo alcanzaremos a ver la dimensión de este momento clave para la vida de todos. Si somos capaces de aprender una gran lección, ¿por qué no va a haber, detrás de todo, un bien espiritual?

No somos dioses ni infalibles. Somos frágiles y vulnerables. Reconozcamos con humildad nuestra indigencia ante fenómenos que surgen, pero también ante Dios, que es infinitamente misterioso. Sólo desde el silencio podremos atisbar un poco ese estar tan cerca y tan lejos, tan afuera y tan adentro. Una presencia callada, llena de resonancias en los gestos y en la historia, certera y real. Los grandes místicos de la Iglesia intentaban penetrar en esa zona misteriosa de Dios. Tenemos una gran oportunidad de hacer de nuestros hogares verdaderos santuarios, donde busquemos tiempo para esa intimidad con Dios. Sólo desde el silencio y la adoración encontraremos sentido a todo lo que ocurre. Dialogar con él es parte de nuestro compromiso de amistad. Cuanta más intimidad, más revelará Dios su designio.

jueves, abril 16, 2020

Una lección de la historia


Los 300


Muchos de vosotros conoceréis la historia de los trescientos guerreros espartanos que, al mando del rey Leónidas, detuvieron a un ejército de ochenta mil persas en el paso de las Termópilas. Su heroica resistencia, hasta la muerte, impidió que el ejército persa invadiera Grecia y arrasara sus ciudades. Murieron todos, pero salvaron a su país. Su hazaña ha sido motivo de toda clase de obras de arte, libros y hasta películas de cine.

Trescientos hombres valientes, sacrificados y dispuestos a todo lograron salvar miles de vidas y toda una cultura, de la que hoy somos deudores. Pues bien, el otro día pensaba en esto cuando reflexionaba que, en nuestra parroquia, somos más o menos trescientos feligreses que venimos a misa cada domingo. Trescientos cristianos convencidos. Trescientos, nada menos.

Y me pregunto. Somos trescientos. Y tenemos una fuerza mucho mayor que aquellos soldados de Leónidas. Tenemos la fuerza que viene de Dios, la ayuda del Espíritu Santo, el alimento fortalecedor del cuerpo de Cristo. ¿Qué no podremos hacer, en nuestro barrio, en nuestra ciudad, en el mundo?

Trescientos cristianos podemos vencer la apatía y el miedo. Podemos cambiar el barrio. Podemos hacer muchísimas cosas. ¿Creemos de verdad en el don de la fe, que todos hemos recibido? 

Si no creemos que la fe nos transforma, ¿qué clase de fe es esta?

Tenemos las mejores armas


Lo tenemos todo a nuestro favor para ganar cualquier batalla. ¿Estamos dispuestos a luchar? ¿Creéis en la victoria?

Nuestras armas no fallan. Tenemos el yelmo de la confianza: Dios está con nosotros. Tenemos la espada del coraje: nos hará poner todo el corazón y vencer nuestra desidia. Tenemos un escudo potente: la oración, que se sostiene en una fe firme. Y, finalmente, tenemos la fuerza del grupo, ¡no estamos solos! Vamos todos a una, animándonos, apoyándonos. Somos una comunidad, la unión hace la fuerza.

En esta semana de Pascua, os invito a todos a llenaros de la fuerza de Cristo resucitado. Vamos a transformar el barrio si queremos. Vamos a hacer algo para contribuir al bien de nuestra sociedad. Para ello necesitaremos una preparación, física y mental, y también espiritual. Este periodo de confinamiento es una ocasión única para entrenarnos. Tenemos tiempo para entrar en nuestro castillo interior, reforzarnos en Dios y salir al combate. No podemos salir igual que entramos. Después del Covid-19, nada será igual. Si Dios permite que vivamos es para algo más que sobrevivir.

La Pascua nos llama a salir de nuestra zona de confort. Hemos venido aquí para servir, como Jesús. Estamos para construir el Reino de Dios en la tierra. Una fe estática que se queda en el sentimiento y que no nos mueve a hacer algo es una fe muerta.

Llamados a servir


Todos tenemos talentos y cualidades, y además, los dones espirituales y todo aquello bueno que hemos recibido. Podemos ofrecer algo al mundo: el Reino de Dios.

Somos “empleados” de Dios. ¿Qué hacemos por él? ¿Somos trabajadores diligentes y creativos? ¿Acudimos cada día a su campo, a trabajar con entusiasmo?

Nuestro apostolado es una entrega. Si estamos agradecidos por todo lo que hemos recibido, ¡que es tanto!, entonces querremos dar. Quien no da es porque no está agradecido. Pero quien da con amor, convierte su entrega en eucaristía.

Los cristianos no sólo estamos llamados a venir a misa. Hemos de salir de la misa ardiendo en deseos de mejorar el mundo. Hay que pasar de la celebración a la misión: ambas son inseparables. Si no salimos con ganas de conquistar es porque no hemos asimilado la gracia de Dios. Hemos comulgado, pero no la hemos digerido. Como todo alimento, la Santa Comunión debemos “masticarla”, es decir, meditarla en el corazón; debemos digerirla, hacerla carne de nuestra carne, parte de nuestra vida. Y, finalmente, convertidos nosotros en pequeños cristos, nos llenaremos de energía. El alimento divino nos dará la fuerza necesaria para salir.

Jesús, como a Lázaro, nos dice: ¡Sal fuera! Si no crees que ganarás, te vencerán otros… ¿Cómo? Adormeciéndote, con ideas, modas, comida, distracciones, ruido…

Jesús resucitado atravesaba paredes y muros, también el muro de la desconfianza y el miedo. Nosotros hemos de convertirnos en otros Jesús resucitados para salir al mundo. Si no nos entusiasmamos, si no hay alegría en nosotros, no seremos cristianos pascuales. Nos quedaremos ahí, a gusto, en nuestra oscuridad confortable, porque no queremos que nadie nos moleste… Pero nos quedaremos en un sepulcro. Y hemos sido llamados a la Vida con mayúsculas.

Somos trescientos. Jesús, con sólo doce, dio un vuelco a la historia de la humanidad. ¿No podremos hacer algo nosotros, hoy?

¡Estoy convencido de que, si nos ponemos manos a la obra, podremos! Dios es grande. Ni el mal ni la muerte pudieron con él. Y Dios no nos deja nunca. Como decía san Pablo, si él está con nosotros, ¿quién podrá ir contra nosotros?

domingo, abril 12, 2020

Llamados a vivir una Pascua eterna



Con el acontecimiento de la resurrección de Jesús cerramos el Triduo Pascual, tiempo central en la vida del cristiano. La Pascua nos lleva a una situación nueva: la muerte ha sido superada, el sufrimiento ha sido transformado en gozo. El egoísmo ha sido derrotado y la oscuridad disipada.

Nuestra vida ha sido rescatada. Desde entonces, estamos llamados a vivir en una permanente Pascua. Como dice san Pablo, «con Cristo hemos resucitado». No son meras palabras esperanzadoras, son una realidad. Podríamos decir que empezamos a participar de una vida nueva: el cielo aquí, en la tierra. 

La resurrección de Jesús transforma totalmente la vida de un cristiano. Vivir amando es vivir resucitado. Los otros han de notar y sentir que has dejado que Cristo viva en ti.

Quien vive así, primero ha pasado por una etapa de muerte interior y ha renunciado a los apegos. Se ha liberado de la peor esclavitud, la autoidolatría de sí mismo. Rompiendo esas cadenas que lo esclavizan, emerge de la oscuridad de su sepultura para vivir en la luz permanente de Dios. Ha dejado atrás todo aquello que lo alejaba de la verdad, de la belleza y de la bondad. Vivir resucitado es dejar que la luz transformadora de Cristo purifique toda tu alma. Nada más tendrá sentido: sólo Dios basta, como decía santa Teresa.

Integrar esta doble realidad nos ayuda a estar en nuestro sitio, sujetos a la tierra y a nuestras necesidades biológicas, pero al mismo tiempo estamos anticipando el paraíso que se nos ha prometido. Vivimos entre el cielo y la tierra, en esa intersección que equilibra la vida material con la vida espiritual.

No temáis, nos dice Jesús


Hoy hace un día claro, soleado, luminoso. La luz de Cristo resucitado se derrama por todo el planeta, pero también en tu corazón. Sus rayos dan vida y color a todo aquello que vemos y sentimos, pero sobre todo a cada uno de nosotros. Se acabó la tristeza, la angustia, la incerteza ante el futuro. Se acabó la desesperanza, el hastío, el sentimiento de derrota. Cristo, que nos precede en la resurrección, nos anticipa que la luz es más potente que las tinieblas, que la tristeza se convierte en alegría y que la confusión y el desespero se volverán lucidez y discernimiento. Junto con Cristo resucitado, también saldremos victoriosos del combate de nuestros egoísmos. Con él todo queda resituado y renovado. La experiencia del reencuentro con Jesús es el inicio de una nueva vida en la que nunca más tendremos que temer, porque vivimos y permanecemos para siempre en su corazón.

Luz, brisa, color, belleza, son los signos de su presencia. Basta de victimismo y desidia. La sangre de Cristo resucitado pasa por nuestras venas y todo mi yo se convierte en otro Cristo. Aunque nos abrume esta pandemia del Covid-19, no tengamos miedo. Esto es lo que Jesús dice a sus discípulos en las apariciones durante esta semana pascual: «No temáis». No todo está acabado. No nos sintamos huérfanos en estos momentos. El Señor es dueño de todo; todo está en sus manos. Aprendamos a confiar, pese a que el mundo parezca cubierto por una espesa nube de incerteza. No caigamos en la tentación del fatalismo, ante las supuestas conspiraciones o la manifiesta negligencia de los gobiernos; no caigamos en la sensación de impotencia ante esas fuerzas ocultas que quizás hayan provocado el desastre. El miedo no sólo deprime nuestro sistema inmune, sino que nos encoge el alma y nos paraliza.

Dios sigue actuando


Aprendamos, en esta situación límite, a creer que Dios sigue soplando su Espíritu sobre la humanidad, como leemos en la liturgia de la Vigilia Pascual. Recordemos los prodigios de Dios a favor del pueblo hebreo, cuando el ejército del faraón lo persigue por el desierto con sus carros y caballería. El pueblo ya liberado, en marcha hacia la Tierra Prometida, se encuentra frente al Mar Rojo con los soldados pisándole los talones. La fuerza de Dios abre las aguas para que el pueblo atraviese sin peligro y sin padecer el exterminio. Pasar el mar es cruzar a través del mal: un mal natural, que es el oleaje, y el mal provocado por el hombre, que es el ejército. Dios es más poderoso que la naturaleza y más poderoso que todos los ejércitos humanos.

Hoy parece que nos encontramos en esta situación: un virus invisible nos persigue, propagándose por todo el planeta. Los contagiados y fallecidos se suceden y aumentan. Estamos frente a otro mar, con un ejército de virus que azota a la humanidad. Pero nosotros somos el nuevo pueblo de Dios. La fuerza del Dios de Israel es la fuerza del mismo Jesús resucitado. Como diría el Papa, él puede obrar nuevos prodigios. Tengamos ánimo y una fe renovada en su presencia, porque sólo él puede parar esta catástrofe mundial. Lo hará a través nuestro si apostamos por la Vida con mayúscula. Empezando por los gobernantes y acabando por cada uno de nosotros. Él puede hacer intervenciones directas, porque tiene la potestad. Pero nosotros, unidos a él, podemos ser instrumentos de su acción a través de nuestras actitudes y oraciones.

Pidamos al Señor resucitado que nos dé aliento y coraje, para que no nos falte la certeza absoluta de que su amor hará el milagro. El sol de su misericordia iluminará todo el mundo con la gracia de su resurrección. Unidos a él, el sistema inmune de nuestra alma se fortalecerá. El temor nunca más se apoderará de nuestra vida.

Cristo ha resucitado. ¡Aleluya! Hoy, todos hemos nacido a la vida de Dios.

sábado, abril 11, 2020

María, maestra de esperanza


De la muerte trágica e injusta del Viernes Santo pasamos al sábado del silencio, del recogimiento, de la espera. Un paréntesis entre el dolor más atroz, en la cruz, y el silencio balbuciente. Horas en que la Iglesia nos invita a reflexionar sobre el crucificado con una mirada puesta más allá de la muerte. Humanamente, todo ha terminado, como el fracaso de un visionario que creía en la revolución del amor. Un hombre capaz de dar su vida cuando muchos lo tachaban de farsante. Pero no sólo era un hombre con un discurso precioso sobre la bondad de un Dios infinitamente compasivo. También era el Hijo de Dios.

¿Qué hizo que su historia no acabara en la cruz, como tantos condenados por los romanos? La cruz abre un nuevo horizonte para la humanidad. No todo acaba en el grito desgarrador de un hombre condenado. Nuestra propia historia queda redimida por ese gesto de amor infinito.

¿Qué debía pensar María sobre su hijo? ¡Debió recordar tantos momentos! Cuando lo acogió con dulzura y lo abrazó siendo un bebé; cuando fue presentado al templo, ofreciéndoselo al Señor; cuando, adolescente, estuvo tres días buscándolo angustiosamente en Jerusalén, y lo encontró hablando con los doctores de la Ley; cuando de joven acompañaba a José en la carpintería. Vivió una juventud oculta, madurando en el conocimiento de un Dios padre que se le revelaba. Los evangelios omiten qué ocurrió en ese largo periodo que Jesús pasó con sus padres, en Nazaret, creciendo, preparándose desde lo hondo de su corazón.

María todo lo guardaba en su interior. Poco a poco, iba viendo cómo Jesús estaba envuelto en un plan que Dios tenía para él. Ya de adulto, consciente de su misión, a punto y preparado para su cometido, María lo dejó marchar. Siguieron esos años agitados, de multitudes, milagros y predicaciones; de disputas con los fariseos y multiplicaciones de panes y de amigos. Jesús era incansable y se volcó en su tarea: tenía que culminar el plan de Dios. Tres años más tarde, María lo acompaña en su largo y doloroso camino hacia la cruz.

¿Cómo debía sentirse, al verlo flagelado, insultado, convertido en la burla y el hazmerreír de los judíos, desfigurado y, finalmente, clavado en la cruz, entre dos bandidos? Con el corazón roto, debía contemplar la consumación del mal, en toda su crudeza. Toda la iniquidad del mundo, expresada en el martirio, se había volcado allí, en el Gólgota, sobre su hijo. María soportó el dolor más inhumano: ver cómo el zarpazo de la muerte lo sacudía sin piedad. Estaba solo y abandonado por los suyos.

María tenía una certeza en su corazón, que ni la misma muerte le pudo quitar. En medio de esa angustia, no dudó y supo esperar, sin dejarse abatir. Ante el ángel que le anunció su maternidad, contestó: «Hágase en mí tu palabra». Ella ya sabía que la huida hacia Egipto era sólo el comienzo de una larga pasión que tendría que ir asumiendo con los años. Al pie de la cruz, viendo a su hijo agonizar, María nos enseña a dar sentido al sufrimiento. Ella espera, no se derrumba, sabe que su hijo resucitará al tercer día, como lo había anunciado. Pueden más la certeza y la fe en la resurrección que todo el sufrimiento.

María, valiente, se convierte en la primera seguidora de Jesús, la primera cristiana. Con fe robusta e inquebrantable, sabe esperar. Por eso es madre y maestra de la esperanza. En la trágica tarde del viernes, donde todo oscurece, el brillo de su alma no se apaga. En la noche oscura, llena de truenos, ella es el anuncio de un nuevo amanecer. Desde la cruz, todo quedará renovado: la faz de la tierra, el cosmos del hombre, todo quedará redimido, salvado y restaurado por la misericordia.

En los evangelios no se relata una supuesta aparición de Jesús a su madre, a la que nunca se le apagó la antorcha de la fe. Quizás porque ella ya tenía la total certeza de que resucitaría, no necesitó su aparición. Ella misma se convierte en aurora para todos los que seguimos a Jesús.

María, que siempre tuvo la clara esperanza de que Jesús resucitaría, nos enseña a esperar con fe un reencuentro con Aquel que es el Señor de la Vida.